Para las ciudades universitarias de Minnesota, la 'tormenta perfecta' golpea el conteo del censo

La pandemia dispersó a los estudiantes universitarios de sus campus el año pasado, dejando pueblos fantasmas académicos en Minnesota. Para los funcionarios locales y federales que intentan asegurarse de que todos los residentes fueran contados en el censo de 2020, el momento no podría haber sido peor.

El impulso para ser contado estaba programado para comenzar un par de semanas después de que muchos colegios y universidades cambiaran a la instrucción solo en línea, enviando a muchos estudiantes de regreso a los hogares de sus padres.

'Si pudieras elegir una tormenta perfecta, creo que podríamos haber tenido eso', dijo el administrador de la ciudad de Winona, Stephen Sarvi. La confusión de los estudiantes en medio de la pandemia coincidió con la caída del número de inscripciones en colegios y universidades.

Para muchas comunidades de Minnesota, los estudiantes universitarios constituyen un porcentaje significativo de su población. Si el número de estudiantes se redujo drásticamente o si se omitió a los residentes en el último censo, eso podría afectar la cantidad de ayuda estatal y federal que recibe una ciudad durante la próxima década y cambiar las políticas y las decisiones de planificación.

Winona, hogar de la Universidad St. Mary de Minnesota y la Universidad Estatal de Winona, experimentó la segunda caída más grande en su población general de cualquier ciudad de Minnesota con 5,000 o más residentes. Las ciudades universitarias de Crookston y Morris también se encontraban entre las cinco ciudades principales con las mayores caídas.

La mayoría de los colegios y ciudades universitarias de Minnesota, desde Duluth hasta Moorhead y St. Cloud, vieron caer en picado el número de personas que viven en dormitorios universitarios en comparación con la década anterior, según los datos del censo publicados en agosto.

Los funcionarios del censo dijeron que los colegios y universidades eran generalmente responsables de enviar los números de los dormitorios y que probablemente reflejen la caída de las inscripciones y otros cambios, y es menos probable que se vean afectados por COVID-19. Los datos de la Oficina de Educación Superior de Minnesota muestran el número de estudiantes de pregrado y posgrado matriculados en instituciones postsecundarias se redujo un 23% de 2010 a 2019.



Aún está por verse el impacto total de la pandemia en el censo en las ciudades universitarias, dijo la demógrafa estatal Susan Brower. Ella dijo que cuando piensa en los días alrededor del recuento, 'Mi principal preocupación, justo en la parte superior de la lista, eran los estudiantes universitarios. En particular, [estudiantes] fuera del campus '.

Si los estudiantes que viven en viviendas fuera del campus fueron contados con precisión no estará claro hasta el próximo año cuando la Oficina del Censo publique datos de población por edad, dijo.

El año pasado, la oficina tenía planes detallados para promociones en el campus para garantizar que todos los estudiantes fueran contados antes de que se fueran en la primavera, dijo Adrienne Falcon, coordinadora de educación superior para el Censo de Minnesota 2020. Luego, la pandemia golpeó y los esfuerzos de divulgación se movieron en línea.

'La tarea era tratar de localizar a los estudiantes a donde se dispersaron para decirles que deberían completar su formulario de una manera que era como si todavía estuvieran viviendo en Mankato o en Winona. Y eso parece una tarea virtualmente imposible ”, dijo Brower. 'Muchas de las universidades ayudaron con las comunicaciones y enviaron correos electrónicos a tal efecto, pero quién sabe si esos estudiantes fueron realmente contactados'.

El administrador de la ciudad de Morris, Blaine Hill, observó con preocupación a lo largo de los años cómo disminuía el número de estudiantes en la Universidad de Minnesota, Morris. Dijo que expresó su preocupación por obtener un recuento de estudiantes preciso en varias reuniones de la Liga de Ciudades de Minnesota antes del Día del Censo el 1 de abril, cuando la Oficina del Censo inició su gran campaña publicitaria.

La pequeña ciudad en el oeste de Minnesota vio caer su población y el número de residentes en dormitorios se redujo en 185 estudiantes, pero Hill dijo que cuando tuvo un encuentro casual con un vicerrector del campus de Morris el mes pasado, 'Ambos respiramos aliviados. .

La ciudad estaba al borde de lo que Hill llamó 'un corte mágico'. Si caía por debajo de los 5.000 residentes, temía que Morris pudiera perder ayudas estatales críticas para su sistema de carreteras. Al final, el censo contó a 5.105 residentes de la ciudad, 181 menos que una década antes.

No todas las ciudades con colegios y universidades experimentaron un cambio importante en el número de estudiantes en dormitorios. St. Joseph, St. Peter y Northfield vieron aumentar sus poblaciones en general, aunque el número de residentes en dormitorios se redujo solo en un 2 o 3%. Las ciudades albergan los colegios privados St. Benedict y Gustavus Adolphus, St. Olaf y Carleton.

En Gustavus Adolphus, como en muchas universidades privadas, la gran mayoría de los estudiantes vive en residencias universitarias. La escuela informó a la Oficina del Censo que todos los residentes del campus viven en St. Peter, y enfatizó a los estudiantes que no permitan que sus padres los cuenten dos veces después de que regresaron a sus lugares de origen durante la pandemia, dijo JoNes VanHecke, el vicepresidente de la universidad para la vida estudiantil y el decano de estudiantes.

'Las ciudades y los condados dependen del censo para tomar decisiones informadas sobre lo que tienen en términos de necesidad de recursos y lo que podrían anticipar para sus ciudadanos, y nuestros estudiantes universitarios son miembros de esas comunidades', dijo VanHecke. 'Por eso es importante que la ciudad de St. Peter y el condado de Nicollet puedan tener una idea clara de cuántos Gusties hay'.

Arden Hills, sede de la Universidad Bethel, no experimentó la tendencia observada en otras universidades privadas. La población de sus dormitorios se redujo un 27% durante la última década, una disminución que los funcionarios atribuyeron a los cambios en las inscripciones y a los estudiantes que eligen viajar desde casa. Hannah Bengtson, una estudiante de tercer año de enfermería en Bethel, vive en el campus, pero dijo que conoce a estudiantes que viven en las Ciudades Gemelas y viajan diariamente para ahorrar dinero en vivienda.

Bengtson era una estudiante de primer año cuando COVID-19 llegó a Minnesota y esparció a sus amigos por todo el estado y el país. Dijo que no recuerda haber recibido ninguna información del censo y no está segura de si su familia la contaba como parte de su hogar mientras vivía con ellos en Becker o si la escuela informó que vivía en Arden Hills, o ambos. En los caóticos primeros días de la pandemia, dijo que el censo no era la principal preocupación para los estudiantes.

Arden Hills experimentó la mayor caída en los residentes de dormitorios de cualquier ciudad del área metropolitana de Twin Cities. En Minneapolis, los datos del censo muestran que la cantidad de personas que viven en universidades y viviendas universitarias aumentó en un 8%. La población estudiantil en el campus de Twin Cities de la Universidad de Minnesota ha crecido entre 400 y 500 nuevos estudiantes de primer año cada año, dijo Bob McMaster, vicerrector de la Universidad de Minnesota y decano de educación de pregrado. Y la U dijo que ha agregado 1.432 camas de viviendas operadas o de propiedad de la universidad desde 2010.

Los números de Minneapolis contrastaron marcadamente con los datos de los dormitorios de las grandes ciudades de Minnesota, como Duluth, donde la población de los dormitorios cayó un 26%.

'Me preocupa el impacto que tiene la pandemia en reflejar realmente dónde estaban las personas, qué estaban haciendo y dónde vivían en ese período de tiempo', dijo Jeremy Leiferman, director de vivienda y vida residencial en la Universidad de Minnesota Duluth.

La editora de datos MaryJo Webster contribuyó a este informe.

jessie.vanberkel@startribune.com

651-925-5044