A pesar de la reapertura, EE. UU. Todavía está cerrado para muchos en el mundo.

NUEVA YORK - Estados Unidos dice que está invitando a la comunidad global a visitarlo ahora que el gobierno ha puesto fin a la prohibición de los viajeros de 33 países.

En realidad, sin embargo, seguirá siendo difícil, si no imposible, que gran parte del mundo ingrese al país y los expertos dicen que se necesitarán años para que los viajes se recuperen por completo.

Para empezar, la mitad del mundo no está vacunado y, por lo tanto, no cumple con los requisitos de EE. UU. Para visitantes extranjeros. Entonces, aunque muchos europeos ahora pueden ingresar, las personas de los países más pobres donde las vacunas son escasas permanecen aisladas, con limitadas excepciones.

Para algunos expertos en salud pública, eso plantea cuestiones éticas sobre la política.

'La preocupación no es limitar el acceso en función del estado de vacunación', dijo Nancy Kass, subdirectora de salud pública del Instituto Berman de Bioética de la Universidad Johns Hopkins. 'Es que está imposibilitando sistemáticamente que las personas, generalmente de países pobres, cuyos gobiernos no han podido asegurar nada cercano al suministro que necesitan, puedan venir a ver a sus seres queridos'.

Incluso si has recibido el jab, es posible que eso no sea lo suficientemente bueno. Los adultos no inmigrantes deben haber recibido vacunas autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos o que recibieron una lista de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud; de lo contrario, ellos también tienen prohibido ingresar a los EE. UU. CanSino jab producido en China.

Luego están los retrasos de meses en algunos lugares para obtener una visa. La Asociación de Viajes de EE. UU. Dice que, en promedio, hay un retraso en las citas de visas de visitante de seis meses, ya que muchos consulados y embajadas de EE. UU. Aún no han reanudado sus operaciones normales. Mientras tanto, otros países tienen sus propias reglas estrictas, lo que complica los viajes al extranjero.



Los expertos esperan una ola de viajeros en los aeropuertos de EE. UU., Lo que contribuirá en gran medida a impulsar la industria en general. Los 28 países europeos que hasta el lunes estaban prohibidos por la política de EE. UU. Representaron el 37% de los visitantes extranjeros en 2019, dice la Asociación de Viajes de EE. UU.

Travelport, que analiza los datos de reservas de aerolíneas, dice que por región, la mayor cantidad de viajeros internacionales a los EE. UU. Desde mediados de 2020 provino de América Latina, pero los nuevos viajeros que reservan vuelos desde fines de septiembre, cuando la administración Biden dijo que pondría fin al prohibiciones de viaje, son principalmente europeas. La reapertura de las fronteras terrestres con Canadá y México también debería ayudar a restablecer los viajes, ya que suelen ser las dos principales fuentes de visitantes internacionales a los EE. UU.

Pero la Asociación de Viajes de EE. UU. Predijo en junio que los viajes internacionales no volverían a los niveles de 2019 de casi 80 millones de visitantes hasta 2024. Los viajeros extranjeros se redujeron a 19 millones en 2020 y se espera que aumenten un poco este año, a más de 26 millones; se duplicará con creces, a unos 57 millones, en 2022, pero aún estará muy por debajo de sus alturas antes de la pandemia.

Estados Unidos no es el único que intenta impulsar los viajes a medida que más personas se vacunan. Algunos países que cerraron sus fronteras han comenzado a retroceder, como Australia, India y Tailandia; Europa abrió sus puertas a los estadounidenses hace meses.

Otros, como China y Japón, permanecen esencialmente cerrados, lo que dificulta que sus propios ciudadanos se vayan y regresen debido a las cuarentenas obligatorias. En 2019, los dos países se encontraban entre las cinco principales fuentes de visitantes extranjeros a los EE. UU., Junto con el Reino Unido, Corea del Sur y Brasil, según datos del gobierno de EE. UU.

Sylvia Li, que es de China y vive en los EE. UU., Se acaba de casar con su pareja en una pequeña ceremonia en Nueva York hace unas semanas sin su familia allí porque no tenía idea de cuándo podrían venir o cuándo lo haría. poder ir a China.

'Pude convencerlos, realmente no es nada, es solo una fiesta', dijo Li. Pero su mamá no se enamoró de eso. 'Creo que mi mamá sintió que se lo estaba perdiendo. Sentía que en realidad se estaba perdiendo algo grande '.

Edgar Orozco, dueño de dos restaurantes, ambos llamados Chelito's, en El Paso, Texas, estaba emocionado por la reapertura de la frontera terrestre con México el lunes, y espera que eso ayude a llenar las calles del centro de El Paso con compradores y clientes en su restaurantes - esta temporada de vacaciones, a diferencia del año pasado, cuando dijo que las calles estaban vacías.

'Ahora que los viajeros no esenciales podrán regresar, estamos deseando volver a esos buenos tiempos', dijo.

Pero ha oído hablar de personas que tienen problemas con la visa, como un proveedor en México que, según él, no puede renovar su visa hasta el 2023. El tiempo de espera de la cita para una visa de visitante estadounidense en Ciudad Juárez, justo al otro lado de la frontera con El Paso, es 676 días, o casi dos años, según el Departamento de Estado.

En Nueva York, el mayor destino turístico del país, las empresas se están preparando para recibir más viajeros internacionales. Hudson Yards, un complejo comercial, está ampliando sus servicios de conserjería para incluir una gama más amplia de idiomas extranjeros. City Experiences, una compañía de viajes que envía transbordadores a la Estatua de la Libertad y otros sitios, está aumentando el marketing en el extranjero.

En las últimas dos semanas, el 75% de las nuevas reservas en tres hoteles Moxy en Manhattan provienen de Europa, principalmente del Reino Unido, España, Francia y Alemania, dijo Mitchell Hochberg, presidente del operador de hoteles, Lightstone.

Aún así, Hochberg cree que se necesitará hasta al menos la primavera para que las reservas internacionales vuelvan a sus niveles previos a la pandemia.

'Viajar puede ser engorroso', dijo. 'Los vuelos son algo limitados en este momento'.

La preocupación por el COVID-19 también sigue obstaculizando los planes de viaje de muchos, incluso si ahora se les permite la entrada.

Mehek Khera no quiere que sus padres en la India la visiten en Santa Clara, California, aunque ahora podrían hacerlo: están vacunados y tienen visas. Pero el riesgo de enfermarse es demasiado alto. Su padre tiene una afección cardíaca y no tienen seguro médico en los EE. UU.

'No nos sentimos cómodos añadiendo otro riesgo además de eso', dijo Khera. 'No se sienten muy emocionados de viajar'.