Patrick Stewart se deshace de su imagen de Star Trek

En los primeros cinco minutos de 'Blunt Talk', una nueva comedia obscena sobre un comentarista de noticias por cable ególatra que aparece en titulares feos, Patrick Stewart logra lo que legiones de Borg y robots cazadores de mutantes no pudieron: destruir al Capitán Jean-Luc Picard y Profesor Charles Xavier.

Las asociaciones prolongadas del actor con sus personajes de 'Star Trek' y 'X-Men' ciertamente han sido prósperas. Las películas han ganado aproximadamente $ 2 mil millones en ventas de taquilla y un título de caballero para su estoica estrella.

Pero en los últimos años, Stewart, de 75 años, se ha unido para romper el estereotipo del líder imperturbable, retratándose a sí mismo frente a Ricky Gervais en un episodio de 2005 de 'Extras' como un horndog obsesionado con interpretar a un superhéroe que puede hacer que la ropa se derrita del cuerpo de las mujeres. y prestando su voz a numerosos proyectos de Seth MacFarlane, incluidos 'Ted' y 'Family Guy'.

No es de extrañar entonces que MacFarlane tuviera en mente a Stewart cuando ayudó a crear 'Blunt Talk', que se estrena el sábado con nuestro protagonista mojado siendo captado por la cámara acariciando el pecho de una prostituta transgénero casi menor de edad. En episodios futuros, Blunt se escapa de una sesión de Alcohólicos Anónimos para infiltrarse en una reunión de adictos al sexo y falsifica un informe remoto desde el centro de una tormenta para mantenerse al día con la competencia.

Stewart conversó a principios de esta semana sobre mostrar sus partes traviesas, pero no antes de que le pidiéramos que subiera al transportador para un viaje de regreso a 2001, cuando apareció en el escenario de Guthrie como el beligerante George en '¿Quién teme a Virginia Woolf?':

HABLAR CLARO

Cuándo: 8 p.m. sábados



Dónde: Starz

P: ¿Cuáles son sus recuerdos de esa época?

R: Fue una de las mejores experiencias escénicas que he tenido. La obra fue el último trabajo que hice antes de unirme al elenco de 'Star Trek' en 1987. Íbamos a llevar el espectáculo del Young Vic al escenario principal en el West End, pero eso no sucedió porque yo fue a Hollywood.

Durante muchos años, no pude quitarme la parte de la cabeza. Un día estaba hablando con Joe (Dowling) y me dijo: '¿Por qué no hacerlo en el Guthrie?' El Guthrie realmente sobresale en la mente de los actores, probablemente más que cualquier otro teatro regional en Estados Unidos, porque fue nombrado en honor a uno de nuestros grandes directores y fue mirando hacia el futuro desde el principio. La audiencia de “Woolf” estuvo muy concentrada y agradecida. La mayoría de la gente no sabe cuánto puede aportar la audiencia a una producción.

El único inconveniente fue vivir dos o tres meses de un invierno de Minnesota. Nunca había experimentado un frío así. Mi apartamento estaba a solo seis minutos a pie del teatro, pero hubo algunas mañanas que pensé que no lo lograría.

Siempre me pregunté por qué había tantos porches con mosquitero en la zona. Escuché que si quieres estar al aire libre en verano, necesitas las pantallas para que no te coman vivo. Alguien me dijo que solo hay dos o tres semanas en las que Minneapolis es verdaderamente habitable.

P: En 'Blunt Talk', no pasa mucho tiempo antes de que veamos que Blunt no se parece en nada a Picard o Xavier. ¿Está jugando deliberadamente con las expectativas del público?

R: A menudo pienso que estoy vinculado a esos dos personajes y durante muchos años ha sido interesante y divertido socavar las expectativas. Si la mayoría de la gente conoce mi trabajo solo por esas dos franquicias, es posible que se desconcerten un poco.

P: La primera vez que noté que tu otro lado estaba en 'Extras'. Esa apariencia sigue siendo una de las cosas más divertidas que he visto en la televisión. ¿Destacó para ti?

R: Ese fue un evento histórico para mí. Muy, muy significativo. Estaba en el mercado haciendo algunas compras cuando Ricky Gervais me llamó. Al principio, pensé que era un amigo mío el que hace impresiones perversas. Yo era un gran fan de Ricky. Había estado viendo “The Office” y pensé que era brillante. La tarde que filmamos la escena, tuvo que ser expulsado del set porque no podía dejar de reír.

P: Por esa misma época, comenzaste a hacer voces para Seth MacFarlane. ¿Qué es lo que te atrae de su tipo de comedia?

R: Es su audacia. Va a lugares en los que muchos escritores de televisión se sentirían un poco intimidados. Me encanta su franqueza y franqueza, su disposición a hacer secuencias arriesgadas y atrevidas.

P: “Blunt Talk” satiriza las noticias por cable. ¿Son esos programas algo que ves con regularidad?

R: Soy un adicto a las noticias. Para atender su llamada telefónica, tuve que apagar la radio BBC News. Admiro particularmente a algunos de los periodistas de los Estados Unidos. Anderson Cooper hace un trabajo excelente. También Charlie Rose.

También soy un gran admirador de Rachel Maddow y Jon Stewart. Cuando me estaba preparando para este papel, les pregunté a sus dos productores si podía ser una mosca en la pared mientras armaban sus programas. Eso fue tremendamente útil. Para Blunt, traté de adaptar la velocidad, el intelecto y la capacidad de Rachel para absorber noticias. También aproveché la pasión y la burla de Jon.

P: 'Blunt' ya ha sido elegido para una segunda temporada. ¿Qué más estás trabajando?

R: Estoy pensando en hacer una obra que nunca antes había hecho. Ian McKellen y yo también estamos reviviendo 'Tierra de nadie' para el West End. También tengo un par de películas para rodar. Mi tarjeta de baile está bastante llena.

P: Bueno, esperemos que encuentres tiempo para volver al escenario en Minneapolis, incluso si es solo por esas dos o tres semanas habitables.

A: Me encantaría eso. Realmente me encantaría eso.